lunes, 23 de noviembre de 2009

¡Moretum en castellano!

Finalmente terminé la traducción del Moretum.... quedó en un español medio "indio" pero bueno... es lo que hay.
Espero que se entienda...
¡Abrazos!

Traducción:
Ya la noche había recorrido diez hora invernales y el alado vigilante había anunciado el día con su canto, cuando Símilo, cultivador rústico del pequeño campo, temeroso por la triste hambruna del día que vendrá levanta sus miembros, extendidos en su pobre cama y con mano agitada explora las inertes tinieblas y rastrea la chimenea, la cual finalmente, quemado, descubre. Una pequeña viruta quedaba en el leñó quemado y su ceniza ocultaba la luz de las brazas cubiertas. Bajando la cara acerca a éstas la inclinada lámpara y saca con una aguja las mechas secas y excita con frecuentes soplidos el débil fuego. Finalmente, con dificultad, pero envuelto por la luz, se aleja y protege la luz de la briza con la mano puesta adelante y la llave abre la puerta de la parte cerrada que inspecciona; Un pequeño montón de trigo estaba esparcido en la tierra de aquí toma para sí cuanta medida estaba a disposición que se extiende en peso dos veces ocho libras. Se va de allí y se acerca al mortero y coloca la luz en un pequeño estante que, adherido a la pared servía a otros usos; entonces libera los brazos gemelos del vestido y ceñido con piel de peluda cabra con la cola derriba las rocas y el centro del molino. Luego llama sus manos al trabajo separadas cada una: la mano izquierda al servicio, la derecha está dedicada al trabajo. Ésta da incesantes giros y pone en movimiento la superficie redonda (el machacado trigo se precipita al golpe por el rápido [movimiento] de las piedras) A veces la mano izquierda reemplaza a su agotada hermana y alternan los turnos. En seguida canta rústicos cantos y alivia su labor con su agreste voz, de vez en cuando llama a Scíbale (era la única sirviente, de raza africana, toda su figura atestiguando su patria, cabellera retorcida, labios hinchados y color oscuro, ancha de pecho, con mamas que cuelgan, más comprimida en el vientre, con piernas debiluchas, abundante y espaciosa planta) la llama y le ordena poner ardientes leños en la estufa y hervir en el fuego los helados líquidos.
Luego que completó el versátil trabajo a justo término, de allí transfiere con la mano las copiosas harinas hacia los tamices y [lo] agita y todos los residuos permanecen en el dorso. El verdadero y puro trigo se deposita en el fondo y se filtra por los orificios. Entonces, sin detenerse, lo pone en una tabla lisa, echa desde arriba agua tibia, reunió ahora líquido y harina mezclados, con mano endurecida y hervida el agua, de a poco esparce el montón con sal. Y ya eleva el amasado trabajo y con las manos [lo] extiende hacia su círculo y con cuadrados impresos a igual distancia lo marca. De allí lo lleva al fuego (Scíbale había limpiado antes el lugar apropiado) y lo cubre con baldozas y el fuego aumenta arriba.
Y, mientras Vulcano y Vesta realizan sus partes, Símilo entretanto no descansa en las horas vacías, sino que se busca otro trabajo y, no sea que el trigo solo no sea grato al plato, agrega el alimento que prepara. No [había] para él carnes suspendidas cerca del fuego, faltaban lomos y pedazos de cerdo preservados con sal, pero [había] un queso traspasado por el medio del círculo con una soga y un antiguo manojo de eneldos atados juntos: así pues previsor, pone su esfuerzo en otro trabajo para sí. Había un huerto junto a la casita, al que resguardaban unos pocos juncos y cálamo reciclado y caña lisa, pequeño espacio, pero fértil con variadas hierbas. Nada para él faltaba, que de un pobre exija uso: a veces el rico pedía muchas cosas del pobre. Y no era para ninguno un gasto, sino regla de cuidado: si alguna vez, ya un día de lluvia, ya de fiesta, [lo] tenía desocupado en la casita, si por casualidad el trabajo del arado cesaba, estaba aquel trabajo del huerto. Sabía disponer varias plantas y juntar las semillas ocultas en la tierra y de manera apropiada hacer ceder los ríos vecinos al rededor. Aquí hortalizas, aquí las ramas de la acelga que se esparcen anchamente y una fecunda acetera y malvas y helenios verdeaban, aquí pastinaca y el puerro que debe el nombre a la cabeza y el agradable descanso de los nobles alimentos, la lechuga ........... y crece en profundidad la raíz y la pesada calabaza se achica desde al ancho cientre. Pero esto no era del señor (en efecto ¿quién más que él lo arreglaba?) sino que era cosecha del pueblo, y con las nonas portaba en el hombro la venta hacia la ciudad: de ahí a casa regresaba con la espalda liviana, con paga pesada, rara vez acompañado por mercadería del mercado urbano. La cebolla roja y la superficie del puerro cortado dominan el hambre y el mastuerzo que arruga la cara con la agria mordida y endiva y col rizada que vuelve a llamar la locura de Venus.
Entonces, también había entrado al huerto meditando algo del estilo. Y primero, habiendo excavado la tierra levemente con los dedos, sacó con gruesas fibras cuatro ajos, de ahí arrancó elegantes tallos de perejil y ruda que causa agarrotamiento y cilantros, temblando en un delgado hilo. Cuando obtuvo éstas, se sentó al alegre fuego y con clara voz llamó a la sirvienta al mortero. Luego una a una arranca las cabezas del nudoso cuerpo y los desviste de la piel superior y lo rechazado esparce por todos lados y lo tira al piso. Moja con agua el bulbo conservado de la planta y lo arroja al hueco círculo de la piedra. En éstos esparce granos de sal, agrega queso, duro por consumirse toda la sal, derrama las mencionadas hierbas por arriba y con la mano izquierda bajo la hirsuta ingle sostiene el vestido: con la derecha primero muele con el pistilo los ajos ardientes, luego igualmente frotaba todo en jugo mezclado. Movía la mano en círculos: paulatinamente una a una pierden su propia fuerza; el color de muchos pasa a ser uno, y no todo verde, pues los fragmentos de leche se oponían, y no nítido como la leche porque era cambiado por las hierbas.
A menudo el vapor hiere las narices abiertas del varón y daña con el chato rostro el almuerzo, a menudo con el extremo de su mano seca los ojos lacrimantes y furioso dice improperios al inmerecido fuego.
El trabajo procedía y ya no áspero como antes sino que más pesaod el pistilo iba lento en el círculo. Así pues instila gotas de aceite de oliva y vierte por arriba de sus fuerzas exiguo vinagre y nuevamente mezcla el trabajo y mezclado lo retoma. Sólo entonces con dos dedos circunda todo el mortero y reúne en un solo globo las diferentes cosas, para que tenga el aspecto y el nombre del moretum terminado.
Entre tanto, Síbale, también aplicada, descubre el pan, que saca con las manos contento, y echado ya el temor del hambre y seguro hacia el día, Símilo rodea sus piernas con análogas sandalias y cubierto con un gorro reúne los novillos obedientes atados bajo los yugos y avanza hacia los campos y pone el arado en la tierra.


miércoles, 4 de noviembre de 2009

Moretum


Les cuento que estoy traduciendo un hermoso poema del Appendix Vergiliana pero cuyo autor es incierto. Necesito traducirlo pues mi madre lo necesita para un trabajo que está haciendo y no he encontrado ninguna traducción al español ni en la web ni en las bibliotecas más cercanas. De todas formas no es muy complicado y es, en cambio, sumamente entretenido pues es hermosamente descriptivo. Son unos pocos versos, les dejo hoy la versión en Latín y pronto subiré la traducción, y, si consigo averiguar satisfactoriamente sobre ello puedo grabar su lectura, pero primero necesito saber la estructura métrica...
En fin, por ahora los que entiendan el latín podrán ir entreteniéndose, los demás, cultiven su curiosidad, que ya pronto estará traducido.

MORETUM
Iam nox hibernas bis quinque peregerat horas
excubitorque diem cantu praedixerat ales,
Simylus exigui cultor cum rusticus agri
tristia venturae metuens ieiunia lucis
membra levat vili sensim demissa grabato
sollicitaque manu tenebras explorat inertes
vestigatque focum, laesus quem denique sensit.
Parvolus exusto remanebat stipite fomes
et cinis obductae celabat lumina prunae.
Admovet his pronam summissa fronte lucernam
et producit acu stuppas umore carentis
excitat et crebris languentem flatibus ignem.
Tandem concepto, sed vix, fulgore recedit
oppositaque manu lumen defendit ab aura
et reserat clausae quae pervidet ostia clavis.
Fusus erat terra frumenti pauper acervos:
hinc sibi depromit quantum mensura patebat,
quae bis in octonas excurrit pondere libras.
Inde abit assistitque molae parvaque tabella,
quam fixam paries illos servabat in usus,
lumina fida locat; geminos tunc veste lacertos
liberat et cinctus villosae tergore caprae
pervertit cauda silices gremiumque molarum.
Advocat inde manus operi partitus utrique:
laeva ministerio, dextra est intenta labori.
Haec rotat adsiduom gyris et concitat orbem
(tunsa Ceres silicum rapido decurrit ab ictu)
interdum fessae succedit laeva sorori
alternatque vices. Modo rustica carmina cantat
agrestique suom solatur voce laborem,
interdum clamat Scybalen (erat unica custos,
Afra genus, tota patriam testante figura,
torta comam labroque tumens et fusca colore,
pectore lata, iacens mammis, compressior alvo,
cruribus exilis, spatiosa prodiga planta)
hanc vocat atque arsura focis imponere ligna
imperat et flamma gelidos adolere liquores.
Postquam implevit opus iustum versatile finem,
transfert inde manu fusas in cribra farinas
et quatit ac remanent summa purgamina dorso.
Subsidit sincera foraminibusque liquatur
emundata Ceres. Levi tum protinus illam
componit tabula, tepidas super ingerit undas
contrahit admixtos nunc fontes atque farinas,
transversat durata manu liquidoque coacto,
interdum grumos spargit sale. Iamque subactum
levat opus palmisque suom dilatat in orbem
et notat impressis aequo discrimine quadris.
Infert ince foco (Scybale mundaverat aptum
ante locum) testisque tegit, super aggerat ignis.
Dumque suas peragit Volcanus Vestaque partes,
Simylus interea vacua non cessat in hora,
verum aliam sibi quaerit opem neu sola palato
sit non grata Ceres, quas iungat comparat escas.
Non illi suspensa focum carnaria iuxta,
durati sale terga suis truncique vacabant,
traiectus medium sparto sed caseus orbem
et vetus adstricti fascis pendebat anethi:
ergo aliam molitur opem sibi providus aeris.
Hortus erat iunctus casulae, quem vimina pauca
et calamo rediviva levi muniebat harundo,
exiguo spatio, variis sed fertilis herbis.
Nil illi deerat ,quod pauperis exigit usus:
interdum locuples a paupere plura petebat.
Nec sumptus erat ullis, sed regula curae:
si quando vacuom casula pluviaeve tenebant
festave lux, si forte labor cessabat aratri,
horti opus illud erat. Varias disponere plantas
norat et occultae committere semina terrae
vicinosque apte circa summittere rivos.
Hic holus, hic late fundentes bracchia betae
fecundusque rumex malvaeque inulaeque virebant,
hic siser et nomen capiti debentia porra
grataque nobilium requies lactuca ciborum
..........crescitque in acumina radix
et gravis in latum dimissa cucurbita ventrem.
Verum hic non domini (quis enim contractior illo?),
sed populi proventus erat, nonisque diebus
venalis umero fasces portabat ad urbem:
inde domum cervice levis, gravis aere redibat
vix umquam urbani comitatus merce macelli.
Caepa rubens sectique famem domat area porri
quaeque trahunt acri voltus nasturtia morsu
intibaque et venerem revocans eruca morantem.
Tunc quoque tale aliquid meditans intraverat hortum.
Ac primum, leviter digitis tellure refossa,
quattuor educit cum spissis alia fibris,
inde comas apii gracilis rutamque rigentem
vellit et exiguo coriandra trementia filo.
Haec ubi collegit, laetum consedit ad ignem
et clara famulam poscit mortaria voce.
Singula tum capitum nodoso corpore nudat
et summis spoliat coriis contemptaque passim
spargit humi atque abicit. Servatum germine bulbum
tinguit aqua lapidisque cavom demittit in orbem.
His salis inspargit micas, sale durus adeso
caseus adicitur, dictas super ingerit herbas
et laeva vestem saetosa sub inguina fulcit:
dextera pistillo primum flagrantia mollit
alia, tum pariter mixto terit omnia suco.
It manus in gyrum: paulatim singula vires
deperdunt proprias; color est e pluribus unus,
nec totus viridis, quia lactea frusta repugnant,
nec de lacte nitens, quia tot variatur ab herbis.
Saepe viri nares acer iaculatur apertas
spiritus et simo damnat sua prandia voltu,
saepe manu summa lacrimantia lumina terget
immeritoque furens dicit convicia fumo.
Procedebat opus nec iam salebrosus ut ante
sed gravior lentos ibat pistillus in orbis.
Ergo Palladii guttas instillat olivi
exiguique super vires infundit aceti
atque iterum commiscet opus mixtumque retractat.
Tum demum digitis mortaria tota duobus
circuit inque globum distantia contrahit unum,
constet ut effecti species nomenque moreti.
Eruit interea Scybale quoque sedula panem,
quem laetus recipit manibus, pulsoque timore
iam famis inque diem securus Simylus illam
ambit crura ocreis paribus tectusque galero
sub iuga parentis cogit lorata iuvencos
atque agit in segetes et terrae condit aratrum.

miércoles, 14 de octubre de 2009

CATULO, Carmen III

Hermoso poema con hermosos recuerdos por detrás...
(Traducción en los comentarios)
Catulo, carmen III

Lugete, o Veneres Cupidinesque,
et quantum est hominum uenustiorum:
passer mortuus est meae puellae,
passer, deliciae meae puellae,
quem plus illa oculis suis amabat.
nam mellitus erat suamque norat
ipsam tam bene quam puella matrem,
nec sese a gremio illius mouebat,
sed circumsiliens modo huc modo illuc
ad solam dominam usque pipiabat;
qui nunc it per iter tenebricosum
illud, unde negat redire quemquam.
at uobis male sit, malae tenebrae
Orci, quae omnia bella deuoratis:
tam bellum mihi passerem abstulistis.
o factum male! o miselle passer!
tua nunc opera meae puellae
flendo turgiduli rubent ocelli.

Post dedicado a Carinita en el día de su viaje.

sábado, 10 de octubre de 2009

Pyramus et Thisbe

¡Hola, hola! miren los que les traigo hoy, los primeros versos del mito de Píramo y Tisbe según lo narra Ovidio en sus Metamorfosis. Intenté hacer una combinación de hexámetro y narración de acuerdo a lo que va contando, y quedo más o menos lindo, jejeje. En fin, el mito es la fuente que toma Shakespeare para su Romeo y Julieta y narra la historia de dos bellos jóvenes que vivían al lado y se había enamorado perdidamente uno del otro, mas sus padres no permitían el casamiento. Resulta que en la pared común a ambas casas había una insignificante y casi imperceptible fisura por la cual los amantes a penas percibían sendos alientos. En estos versos se cuenta toda la primera parte del mito, de lo esnamorados y demás y dice que los amantes al mismo tiempo decían uno de cada lado de la pared "envidiosa pared, ¿por qué obstaculizas a los amantes? ¿Qué hacía falta para que permitieras que nosotros estemos unidos, o si esto es excesivo, para que te abrieras para los besos que deben ser dados? Y no somos ingratos, te confesamos que te debemos el hecho de que haya sido dado un tránsito para las palabras hasta los oídos que se aman". En fin, una triste historia narrada con bellas palabras que no quiero arruinar aventurando una traducción, así que aquí nomás les dejo ese pedasito y el texto latino, quizá luego les ponga la traducción en los comentarios.



“Pyramus et Thisbe, iuvenum pulcherrimus alter, v. 55

altera, quas Oriens habuit, praelata puellis

contiguas tenuere domo, ubi dicitur altam

coctilibus muris cinxisse Semiramis urbem.

notitiam primosque gradus vicinia fecit,

tempore crevit amor; taedae quoque iure coissent,

sed vetuere patres; quod non potuere vetare,

ex aequo captis ardebant mentibus ambo.

conscius omnis abest; nutu signisque loquuntur,

quoque magis tegitur, tectus magis aestuat ignis.

fissus erat tenui rima, quam duxerat olim,

cum fieret, paries domui communis utrique.

id vitium nulli per saecula longa notatum—

quid non sentit amor?—primi vidistis amantes

et vocis fecistis iter, tutaeque per illud

murmure blanditiae minimo transire solebant.

saepe, ubi constiterant hinc Thisbe, Pyramus illinc,

inque vices fuerat captatus anhelitus oris,

‘invide’ dicebant ‘paries, quid amantibus obstas?

quantum erat, ut sineres toto nos corpore iungi,

aut, hoc si nimium est, vel ad oscula danda pateres?

nec sumus ingrati: tibi nos debere fatemur,

quod datus est verbis ad amicas transitus auris.'

talia dīversā nequīquam sēde locūtī

sub noctem dixēre 'valē' partīque dedēre

oscula quisque suae non pervenientia contra." v. 80


jueves, 8 de octubre de 2009

El facebook de Virgilio

Hola CARISSIMI!! Miren lo que he encontrado ayer, y por supuesto, pensé en ustedes. Es una versión de la Eneida narrada con las aplicaciones de la red social Facebook (que, dicho sea de paso para quienes tengan uno, está también traducido al latín), En fin, no es de mi autoría, pero está bueno; sí, ya sé que está en inglés, pero con un esfuercito, es IMPERDIBLE. Para ver más grande la imagen deben "clickear" sobre ella.

Un abrazo grande

Dido

lunes, 21 de septiembre de 2009

Optimum initium veris!!!

Salve carissimi!!

Hodie in Argentina est initium veris, et, cum Horatius dixit, solvitus fuit acris hiems.
Est quoque dies discipulorum omnium... Omnes qui student merentur laudem...
Per ha pagina ego salutatura sum omnes qui legent blogem meum (si sint in Europa, tunc, felix initium autumni...)

Eamus omnes quatire alterno pede terram cum Nymphis Gratiisque decentibus!!!

Ecce dunum:

viernes, 18 de septiembre de 2009

Poema de Gilgamesh - Tablilla X, II-III



Hoy voy a cambiar un poquito de mundo... Pero este texto la verdad que ha conseguido ganarse un lugarcito en mi corazón. Es el Poema de Gilgamesh, perteneciente a la epopeya sumeria del s. XXVII a. C. aproximadamente (sí, así de antiguo). Les dejo una pequeñísima parte en la que uno de los protagonistas llora la muerte de su amigo y se cuestiona acerca de la inmortalidad. Bello. Obviamente, no les voy a dejar la versión en "sumerio" o el que sea su idioma original, pues no se encuentra en mi lista de accesibles. Es como para sacarlo un poco a la luz, después les recomiendo que lo lean todo, es cortito, medio pesado quizá, pero sumamente interesante por su antigüedad.
Aquí va:
"Aquel que conmigo soportó todas las labo[res] - Enkidu, a quien yo amaba entrañablemente, que conmigo soportó todas las labo[res] - ¡Ha conocido el destino de la humanidad! Día y noche he llorado por él. No le entregué para que le sepultasen - Por si mi amigo se levantaba ante mi lamento - Siete días y siete noches, Hasta que un gusano se deslizó de su nariz. Desde su fallecimiento no encontré vida, He vagado como un cazador por en medio del llano. Oh cervecera, ahora que he visto tu rostro, No consientas que vea la muerte que constantemente temo."
La cervecera dijo a él, a Gilgamesh:
"Gilgamesh, ¿a dónde vagas tú? La vida que persigues no hallarás. Cuando los dioses crearon la humanidad, La muerte para la humanidad apartaron, Reteniendo la vida en las propias manos. Tú, Gilgamesh, llena tu vientre, Goza de día y de noche. Ecl 5:18 Cada día celebra una fiesta regocijada, ¡Día y noche danza tú y juega!) Procura que tus vestidos sean flamantes, Ecl 9:8-9 Tu cabeza lava; báñate en agua. Atiende al pequeño que toma tu mano,
¡Que tu esposa se deleite en tu seno! ¡Pues ésa es la tarea de la [humanidad]!"

Un saludo con el cariño de siempre,

Dido

domingo, 13 de septiembre de 2009

Exegi monumentum

Hoy les regalo (y a mí también ;D ) esta HERMOSÍSIMA Oda de Horacio. Quizá no sea la más rica líricamente hablando, ni tampoco la más larga (factores que en realidad no hacen a la belleza o no belleza del poema), pero sí es la que más profundo me llega a tal punto que se me erizan los pelos de los brazos cada vez que la recito o apenas oigo hablar de ella. ¿Por qué? Por que el hecho de que yo, una joven argentina, esté leyendo esta Oda en el año 2009, implica que cada una de las palabras que Horacio pronuncia son absolutamente ciertas. Esta Oda, que fue escrita alrededor del año 23 a.C. (no me pronuncio con certeza acerca de esta fecha, quedan invitados a corregirla), apela a la inmortalidad del poeta por el reconocimiento de su obra. Efectivamente, 2032 años después, seguimos leyendo su obra y reconocemos a Horacio como una gran poeta de la antigüedad. Bueno, no digo más así lo aprecian por ustedes mismos:

HORACIO - ODA III, 30

EXEGI monumentum aere perennius

regalique situ pyramidum altius,

quod non imber edax, non Aquilo impotens

possit diruere aut innumerabilis

annorum series et fuga temporum: 5

non omnis moriar multaque pars mei

uitabit Libitinam; usque ego postera

crescam laude recens, dum Capitolium

scandet cum tacita uirgine pontifex;

dicar, qua uiolens obstrepit Aufidus 10

et qua pauper aquae Daunus agrestium

regnauit populorum, ex humili potens,

princeps Aeolium carmen ad Italos

deduxisse modos. sume superbiam

quaestam meritis et mihi Delphica 15

lauro cinge uolens, Melpomene, comam.

Esta vez voy a romper con la costumbre y les voy a poner la traducción acá (la hice yo en Mayo del año pasado):

Llevé a término un monumento más perenne que el bronce

y más alto que el regio sitio de las pirámides

para que ni la voraz lluvia, ni el Aquilo desenfrenado

pueda derruir, ni aún la innumerable

serie de años, ni la fuga de los tiempos.

No moriré todo, y una [gran] parte mía

evitará a Libitina, yo, siempre joven

creceré por una alabanza futura, mientras al Capitolio

subirá con la silenciosa virgen el pontífice.

Se dirá que, por donde mete ruido el violento Áufido

y por donde Dauno, pobre de agua, reinó

sobre pueblso agrestes, desde humilde, poderoso [seré],

el primero en deducir el canto de los Eolios

a los metros itálicos. Asume el orgullo

obtenido por los méritos y a mí, con délficos

laureles ciñe benévola la cabellera, oh Melpómene.

Creo que habla por sí misma, no?, pero les dejo tres citas que me llaman especialmente la atención ( en el orden del poema):

· vv. 1-2 "aere perennius / regalique situ pyramidum altius" ---> "más perenne (per - annos) que el bronce y que el regio sitio de las pirámides" ---> Horacio es consciente, 2032 años atrás, que todo eso era sólo pasajero, efectivamente, las pirámides hoy son ruinas, ricas, desde luego, para el conocimiento de la historia, pero ruinas. La poesía de Horacio es tan poesía como era cuando él la compuso ;D

· v. 6 "non omnis moriar" ---> "no moriré todo" ---> efectivamente, no murió del todo, aquí tenemos una parte de él =D.

· v. 8 "crescam laude recens" ---> "creceré por una alabanza futura"

Como no podría faltar, les dejo mi recitación de la Oda, hecha muy rápidamente y leyendo el poema de internet (sin métrica marcada, para los que entienden) así que no de la mejor calidad, pero "algo es algo":


En fin, espero que puedan disfrutarlo tanto como yo lo disfruto.

Un abrazo con el cariño de siempre,

Dido

P.S.: Para vos CARIssima, que sé que sientes este poema tanto como yo ;P.

viernes, 11 de septiembre de 2009

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν

Hoy les regalo una oración muy hermosa. Es el primer himno dedicado a María y data aproximadamente del 250 de nuestra era. Originalmente escrito en griego fue traducido a numerosos idiomas. La versión latina que les dejo en el video data del s XI. Pongo una traducción al español, aunque, como suele suceder, no es la única que encotrarán dando vueltas por el mundo. Como siempre, la traducción queda en los comentarios.

¡Un abrazo grande, grande!

Ah, ¡feliz día a todos los profes y mastros!

Dido


La versión en griego se ve más o menos así:

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,
μὴ παρίδῃς ἐν περιστάσει,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.


viernes, 4 de septiembre de 2009

Mito de Prometeo y Epimeteo - Según Protágoras en el homónimo diálogo de Platón.

"Era un tiempo en el que existían los dioses, pero no las especies mortales. Cuando a éstas les llegó, marcado por el destino, el tiempo de la génesis, los dioses las modelaron en las entrañas de la tierra, mezclando tierra, fuego y cuantas materias se combinan con fuego y tierra. Cuando se disponían a sacarlas a la luz, mandaron a Prometeo y Epimeteo que las revistiesen de facultades distribuyéndolas convenientemente entre ellas. Epimeteo pidió a Prometeo que le permitiese a él hacer la distribución "Una vez que yo haya hecho la distribución -dijo- tú la supervisas ". Con este permiso comienza a distribuir. Al distribuir, a unos les proporcionaba fuerza, pero no rapidez, en tanto que revestía de rapidez a otros más débiles. Dotaba de armas a unas, en tanto que para aquéllas, a las que daba una naturaleza inerme, ideaba otra facultad para su salvación. A las que daba un cuerpo pequeño, les dotaba de alas para huir o de escondrijos para guarnecerse, en tanto que a las que daba un cuerpo grande, precisamente mediante él, las salvaba.

De este modo equitativo iba distribuyendo las restantes facultades. Y las ideaba tomando la precaución de que ninguna especie fuese aniquilada. Cuando les suministró los medios para evitar las destrucciones mutuas, ideó defensas contra el rigor de las estaciones enviadas por Zeus: las cubrió con pelo espeso y piel gruesa, aptos para protegerse del frío invernal y del calor ardiente, y, además, para que cuando fueran a acostarse, les sirviera de abrigo natural y adecuado a cada cual. A algunas les puso en los pies cascos y a otras piel gruesa sin sangre. Después de esto, suministró alimentos distintos a cada una: a una hierbas de la tierra; a otras, frutos de los árboles; y a otras raíces. Y hubo especies a las que permitió alimentarse con la carne de otros animales. Concedió a aquéllas descendencia, y a éstos, devorados por aquéllas, gran fecundidad; procurando, así, salvar la especie.

Pero como Epimeteo no era del todo sabio, gastó, sin darse cuenta, todas las facultades en los brutos. Pero quedaba aún sin equipar la especie humana y no sabía qué hacer. Hallándose en ese trance, llega Prometeo para supervisar la distribución. Ve a todos los animales armoniosamente equipados y al hombre, en cambio, desnudo, sin calzado, sin abrigo e inerme. Y ya era inminente el día señalado por el destino en el que el hombre debía salir de la tierra a la luz. Ante la imposibilidad de encontrar un medio de salvación para el hombre, Prometeo roba a Hefesto y a Atenea la sabiduría de las artes junto con el fuego (ya que sin el fuego era imposible que aquélla fuese adquirida por nadie o resultase útil) y se la ofrece, así, como regalo al hombre. Con ella recibió el hombre la sabiduría para conservar la vida, pero no recibió la sabiduría política, porque estaba en poder de Zeus y a Prometeo no le estaba permitido acceder a la mansión de Zeus, en la Acrópolis, a cuya entrada había dos guardianes terribles. Pero entró furtivamente al taller común de Atenea y Hefesto en el que practicaban juntos sus artes y, robando el arte del fuego de Hefesto y las demás de Atenea, se las dio al hombre. Y, debido a esto, el hombre adquiere los recursos necesarios para la vida, pero sobre Prometeo, por culpa de Epimeteo, recayó luego, según se cuenta, el castigo del robo.

El hombre, una vez que participó de una porción divina, fue el único de los animales que, a causa de este parentesco divino, primeramente reconoció a los dioses y comenzó a erigir altares e imágenes a los dioses. Luego, adquirió rápidamente el arte de articular sonidos vocales y nombres, e inventó viviendas, vestidos, calzado, abrigos, alimentos de la tierra. Equipados de este modo, los hombres vivían al principio dispersos y no en ciudades, siendo, así, aniquilados por las fieras, al ser en todo más débiles que ellas. El arte que profesaban constituía un medio, adecuado para alimentarse, pero insuficiente para la guerra contra las fieras, porque no poseían el arte de la política, del que el de la guerra es una parte. Buscaban la forma de reunirse y salvarse construyendo ciudades, pero, una vez reunidos, se ultrajaban entre sí por no poseer el arte de la política, de modo que al dispersarse de nuevo, perecían.

Entonces Zeus, temiendo que nuestra especie quedase exterminada por completo, envió a Hermes para que llevase a los hombres el pudor y la justicia, a fin de que rigiesen en las ciudades la armonía y los lazos comunes de amistad. Preguntó, entonces, Hermes a Zeus la forma de repartir la justicia y el pudor entre los hombres: "¿Las distribuyo como fueron distribuidas las demás artes? Pues éstas fueron distribuidas así: con un solo hombre que posea el arte de la medicina, basta para tratar a muchos, legos en la materia; y lo mismo ocurre con los demás profesionales. ¿Reparto así la justicia y el poder entre los hombres, o bien las distribuyo entre todos?. "Entre todos -respondió Zeus-, y que todos participen de ellas; porque si participan de ellas sólo unos pocos, como ocurre con las demás artes, jamás habrá ciudades. Además, establecerás en mi nombre esta ley: Que todo aquel que sea incapaz de participar del pudor y de la justicia sea eliminado, como una peste, de la ciudad''.
_____________________________

-->¡Gracias Cari por compartirlo!<--
 
48
Created by OnePlusYou - Online Dating